Proponen la creación de un Observatorio de Seguridad

    113
    Los concejales Carlos Castellano y Celia Sarmiento presentaron a los disertantes

    Raquel Witis,  el fiscal federal Rodolfo Fernando Domínguez y el padre Roberto “Tino” Ferrari disertaron en el Concejo Deliberante en el marco del Mes de la Lucha contra la Violencia Institucional. Coincidieron en la necesidad de un organismo que, entre otras funciones, controle el uso de la fuerza por parte del Estado.

    El debate social tiene su espacio en el Concejo Deliberante de San Isidro. Con la presencia de miembros de asociaciones civiles y concejales, se disertó sobre un proyecto que tiene como objetivo primordial la creación de un Observatorio de Seguridad.

    Tres personas de diferentes sectores de la sociedad civil presentaron sus argumentos para erradicar la violencia institucional.

    Una de ellas fue Raquel Witis, que lleva 18 años luchando desde que un policía mató a su hijo y al ladrón que lo secuestró, mediante el uso de su arma, en un acto sin medida y en total desamparo de sus víctimas.

    “Quienes hemos perdido familiares en estas situaciones, trabajamos para evitar estas muertes. Porque el Estado tiene la obligación de resguardar la vida”, comentó y bregó por la creación de un organismo que permita regular el uso de la fuerza del Estado.

    “El Estado tiene el monopolio de la fuerza, pero tiene límites para usarla”, destacó.

    Otro de los disertantes fue el fiscal federal Rodolfo Fernando Domínguez que con su mirada experta supo desgranar las falencias de un sistema judicial que hay que ir adaptando a las necesidades sociales actuales.

    “El problema de la Justicia no es una sensación que tenemos y luego se va. Es algo sobre lo que hay que trabajar permanentemente”, dijo Domínguez, para quien un mundo más seguro y justo pasa también por la reinserción y el mejoramiento de las condiciones carcelarias “Toda política criminal ha de fundamentarse en el marco de la inclusión”, añadió.

    El tercer y último participante de la mesa fue el sacerdote Roberto “Tino” Ferrari, que aportó la experiencia de alguien que lleva mucho tiempo trabajando con los sectores más desfavorecidos de la sociedad.

    Según su experiencia, parte de los desafíos que se deben afrontar pasan por una mejora en la educación, el trabajo y la vivienda, condiciones básicas que según Ferrari permiten un ordenamiento de la vida de jóvenes y adultos.

    “Es necesario que haya encuentros que posibiliten un diálogo verdadero. Teniendo en cuenta que lo que han de buscar nuestras instituciones es el mejoramiento de las condiciones de vida de la gente”, recalcó.

    La velada se cerró con la voluntad que el proyecto presentado pueda ser tenido en cuenta.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here