Más de 500 personas en la gala anual de la Escuela de Patín del Club Social de Beccar

    418

    El espectáculo, que todos los años convoca gran cantidad de público, se realizó en el Colegio Sagrado Corazón en Boulogne. Asistió el intendente Gustavo Posse.

    Gala anual de la Escuela de Patín del Club Social de Beccar
    Gala anual de la Escuela de Patín del Club Social de Beccar

    En una tarde llena de alegría, música y color, más de 500 personas asistieron a la gala anual de la Escuela de Patín Artístico del Club Social de Beccar, en el Colegio Sagrado Corazón de Boulogne.

    “La gala cada año crece más. Es muy esperada por las familias y tiene un sentido fuertemente integrador, porque participan chicas y chicos de muchos lugares”, expresó el intendente Gustavo Posse.

    A su lado, Carla Rodríguez, profesora encargada de la Escuela de Patín Artístico del Club Social Beccar explicó que, como invitados, en los diversos espectáculos también se presentaron representantes de Mendoza, Rosario, el Club Talar, Club Atlético River Plate, Club Unión Florida y la Municipalidad de Tigre.

    Y aseguró: “Vivo este momento con mucha emoción. Acá hay espacio para todos: desde aquellos que recién empiezan, hasta quienes ya participan en competencias internacionales o sudamericanas”.

    A la Escuela de Patín del Club Social de Beccar asisten alrededor de 200 patinadores anualmente. Los números que se presentan en esta fiesta multitudinaria cuentan una historia, dependiendo el nivel de cada uno y lo que se aprendió durante el año.

    “Estuvimos a las corridas pero quedó todo excelente. Así que ahora estoy ansiosa y re contenta”, enfatizó Agustina Mercado, patinadora de Beccar, minutos antes de salir a escena.

    Julieta Barroso, de Beccar, comentó que para ella la gala es uno de los eventos más importantes del año. “Vinieron todos mis familiares y eso para mí es único. Me preparé con esfuerzo”, resaltó.

    “Me encanta ver todas las actuaciones. Son una belleza y está realmente bien organizado”, sostuvo Adriana Maunino, de Boulogne.

    “Estamos disfrutando una fiesta. Es inexplicable la felicidad y gratitud que genera el patín”, concluyó Gabriel Duster, que se acercó a ver a su hija.

     

     

     

    Dejar respuesta