Festejos por el Día del Niño en El Bajo de San Isidro

    372

    Cientos de chicos concurrieron al Campo de Deportes Municipal N°6 para disfrutar con sus familias de una tarde a pura diversión. El intendente Gustavo Posse participó de las actividades.

    Cientos de chicos asistieron al Campo de Deportes Municipal N°6 del Bajo
    Cientos de chicos asistieron al Campo de Deportes Municipal N°6 del Bajo

    En una tarde soleada, alegre y muy divertida, cientos de chicos asistieron con sus familias al Campo de Deportes Municipal N°6 del Bajo de San Isidro (Del Fomentista y Roque Sáenz Peña) para continuar con los festejos del Día del Niño. Circo, telas, murga, juegos, deportes y recreación fueron algunos de los condimentos que no faltaron durante toda la jornada.

    El intendente Gustavo Posse participó de las actividades y afirmó: “La niñez es un momento único e irrepetible así que todo lo que se pueda hacer para que los chicos disfruten plenamente esa etapa de su vida es de suma importancia”.

    Además remarcó: “Ver la alegría de las familias pasándola bien no tiene precio. Esa es la razón fundamental para la cual trabajamos, siempre en busca de promover bienestar a la comunidad”.

    A lo largo del encuentro, en el que hubo varios shows de acrobacia y teatro, todos los niños pudieron recibir, como regalo, muchos juguetes. La organización se llevó a cabo a través del Municipio de San Isidro, Asociación Vecinos de la Ribera, Caritas, la Catedral de San Isidro y muchos vecinos voluntarios.

    Mientras miraba a sus hijos que veían entretenidos a un payaso hacer malabares y luego de tocar con la murga Los Soñadores, Alejandra Orellana, del Bajo de San Isidro, comentó: “Gracias a Dios la estamos pasando muy bien. Está saliendo todo bárbaro”.

    “Ver tantos niños acá y que se vayan sonrientes a su casa es un orgullo. Se nota la gran organización que hay”, resaltó Eduardo Gómez, del barrio La Cava.

    Micaela Nesa, de 14 años, contó contenta que la estaba pasando genial y que lo mejor para ella fue la murga.

    “Está buenísimo. El que no vino se lo perdió”, aseguró Juliana Cabral, de 12. A su lado, su hermana Morena, de diez años, concluyó: “Nada más lindo que ver las telas y recibir regalos”.

    Dejar respuesta