En San Isidro se construirá el primer Centro para Adultos con Sordoceguera de Buenos Aires

    340

    Junto con la Institución Fátima, que trabaja con personas con esta discapacidad, el intendente Gustavo Posse presentó el plano de las obras que se realizarán sobre un terreno cedido por el Municipio.

    La maqueta del proyecto
    La maqueta del proyecto

    El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, presentó las obras que, junto con la Institución Fátima, se realizarán para crear en el distrito el primer Centro de Día y Residencia para Adultos con Sordoceguera de Buenos Aires.

    Pasadas las 18, en el Teatro del Viejo Concejo, el evento comenzó con la inauguración de “Fátima da sentido. Una muestra que habla por ellos”, una exposición fotográfica del artista Alejandro Ares, que retrata a los alumnos durante sus actividades didácticas, recreativas, pasantías laborales y salidas.

    A continuación, se mostraron los planos de lo que será el centro donde los jóvenes, que asisten a la Institución Fátima, podrán continuar con su formación.

    “El Municipio siempre se compromete con este tipo de programas porque dan espacio a personas que lo necesitan”, dijo el intendente Gustavo Posse.

    En este sentido, el secretario de Integración Comunitario, Arturo Flier, agregó: “Es muy importante destacar la actividad de esta entidad porque es pionera en este tipo de iniciativas. El deber del Municipio es apoyar la tarea que llevan adelante estos profesionales”.

    La Institución Fátima nació en San Isidro, hace 27 años, cuando los padres de Fátima Picasso Cazón, una chica con esta discapacidad, se enteraron que no había en Buenos Aires ningún lugar especializado en sordoceguera donde pudieran llevar a su hija.

    Así, se informaron y decidieron crear este centro educativo terapéutico, que fue el primero de Latinoamérica, dedicado exclusivamente a personas con discapacidad auditiva y visual.

    A medida que pasaron los años el lugar fue creciendo y se convirtió en el modelo a seguir para los nuevos centros que atienden a niños y jóvenes -de 6 a 30 años- con una patología múltiple de base sensorial como ciegos con problemas mentales, sordos con problemas en el aprendizaje.

    Hoy, más de 35 personas asisten a la institución. Cada uno tiene sesiones individuales de fonoaudiología, educación física, psicología, terapia ocupacional y comunicación.

    El proyecto de construir este nuevo edificio surgió de la necesidad de que exista un lugar que contenga a adultos con sordoceguera y discapacidad múltiple. Esta remodelación permitirá incorporar alrededor de 15 personas.

    Así, lo explicó anoche Julieta Picasso Cazón, hermana de Fátima y directora de Proyectos y Recursos de la Institución: “Este es un paso muy importante porque los chicos que atendemos fueron creciendo y nos encontramos sin programas para ellos y sin un espacio donde puedan continuar realizándose como personas independientes”, remarcó.

    Y enfatizó: “Es un modo de dignificarlos como adultos y darles un espacio con las características que necesitan para que sigan evolucionando y adquiriendo herramientas para integrarse en la sociedad”.

    El Municipio cedió el terreno para la ampliación del edificio que empezará a construirse en 2016. Además, la entidad bautizó al proyecto como “Ángeles de Fátima”, que consiste en una forma novedosa de colaborar a través de un préstamo voluntario.

    Sobre la muestra

    “Fátima da sentido. Una muestra que habla por ellos”, es una exposición fotográfica del artista Alejandro Ares, que retrata a los alumnos durante sus actividades didácticas, recreativas, pasantías laborales y salidas.

    Con entrada libre y gratuita, puede visitarse de lunes a viernes, de 19 a 22, en el Teatro del Viejo Concejo (9 de Julio 512), hasta el lunes 16 de noviembre.

    Acerca de la institución Fátima

    Es el primer centro educativo terapéutico dedicado exclusivamente para personas con sordoceguera de Latinoamérica. Es una escuela especial de contención y formación para chicos y jóvenes con sordoceguera, limitaciones visuales/auditivas y necesidades adicionales. El lugar -ubicado en La Rábida 2688, Beccar- nació hace 27 años en San Isidro con el fin de lograr su integración social.

    La institución, que recibe a 38 jóvenes entre tres y 38 años, tiene un equipo multidisciplinario compuesto por profesores en Educación Especial, auxiliares, psicólogos, psicopedagogos, fonoaudiólogos, nutricionistas, profesores de gimnasia, trabajadores sociales, terapistas ocupacionales y voluntarios.

    Dejar respuesta