En los jardines de infantes de San Isidro ya controlaron la salud bucal de más de 600 chicos

    336

    Se trata de un programa preventivo que lleva adelante el Municipio y la Facultad de Odontología de la UBA. El intendente Gustavo Posse presenció los controles a niños en Boulogne.

    Posse visitó el Jardín de Infantes Nº2 de Boulogne
    Posse visitó el Jardín de Infantes Nº2 de Boulogne

    El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, estuvo en el Jardín de Infantes Nº 2 de Boulogne, donde el Municipio y la Facultad de Odontología de la Universidad de Buenos Aires (UBA) llevan adelante un programa de controles odontológicos gratuitos a niños de tres a cinco años.

    “Ya se atendieron más de 600 chicos del distrito, en el marco del convenio que hace tres años tiene San Isidro con la UBA, específicamente con la cátedra Odontología Comunitaria y Preventiva”, explicó Posse y rescató que se trata de una iniciativa igualadora.

    Y agregó: “Quería felicitar a los docentes de la UBA y a los alumnos del último año de la carrera próximos a ser odontólogos por el gran trabajo de prevención y educación en salud bucal que hacen junto al Municipio, ya que facilitan un tratamiento gratuito a los chicos”.

    El director de Programas de Salud municipal, Daniel Fiszman, precisó que la propuesta tiene dos componentes: uno asistencial en el cual se monta una pequeña clínica odontológica; y otro preventivo y de promoción de la salud.

    “Además, los chicos se llevan conceptos para el autocuidado de la salud bucal que luego se los transmiten al resto de la familia. También una topicación que endurece el esmalte de los dientes y previene la formación de caries”, dijo Fiszman.

    Leandro Ramos, docente de la cátedra Odontología Preventiva y Comunitaria de la UBA, contó: “En estos tres años el balance es muy positivo. Así lo demuestran los índices que usamos para comparar el estado dentario actual con respecto al primer año en el que comenzó este programa. Las derivaciones que hacíamos al Hospital Central bajaron a la mitad. Estamos muy contentos”.

    Ramos explicó que el objetivo es atacar las caries en un estadio temprano para que los chicos no lleguen a la escuela primaria con esa problemática y no se comprometa el estado de los dientes permanentes.

    “Si bien lo más común en niños es detectar caries también a veces encontramos procesos de infección o diente supernumerario (un diente de más); en este último caso, si se trata temprano, el día de mañana se evita que el niño use aparatos”, concluyó el especialista.

    Dejar respuesta