Blues y rock animaron la noche de San Isidro

    85
    Mariano Martínez & Los Elementales abrieron la jornada en el HCD San Isidro

    El ciclo de actividades culturales gratuitas abierto a toda la comunidad continuó el sábado pasado con las presentaciones de los grupos Mariano Martínez & Los Elementales y La Moladora Blues.

    El blues y el rock fueron los protagonistas de la noche del sábado pasado en el Concejo Deliberante de San Isidro.

    Tocaron dos bandas amigas: Los Elementales, liderada por el joven Mariano Martínez, y Moladora Blues,  grupo veterano que capitanea Darío Barrios.

    Arrancó el show, al que asistió una nutrida asistencia, con la voz y la guitarra de Mariano Martínez. A su lado, tocó con él su padre, Héctor, que pasó de ser un fiel seguidor a ser uno más del grupo y a aprender a tocar el bajo de manera autodidacta.

    La Moladora Blues brindó como siempre un gran show
    La Moladora Blues brindó como siempre un gran show

    Para Mariano, su banda lo es todo y el rock es su filosofía de vida. No existen medias tintas en esto de llevar adelante una banda. “Ser rockero es un laburo difícil el cual uno sigue porque te empuja la pasión”, declaró.

    El grupo está a punto de concluir la grabación de su primer álbum, que llevará por título Monumento de Luján, en clara referencia a la leyenda del rock nacional, Papo.

    Sus temas suenan potentes y auténticos. Pese a su juventud, el líder de la banda toma su actuación con entrega absoluta y con seguridad.

    Acto seguido, fue el turno de los veteranos Moladora Blues, que deben el nombre de su banda a la máquina de moler hierro que su cantante y líder del grupo Dario Barrios heredó de su padre, herrero como él.

    El presidente del HCD San Isidro, Carlos Castellano, saludó a los músicos antes del espectáculo
    El presidente del HCD San Isidro, Carlos Castellano, saludó a los músicos antes del espectáculo

    Su voz y su música suenan potentes y pese a que la actuación del sábado era de las últimas de una gira que les ha llevado por todo tipo de locales, encararon sus temas sin temblarles el pulso.

    Músicos y público recorrieron juntos a través de sus canciones, tugurios, callejuelas y  ambientes turbios y corazones que resisten con vida pese a los reiterados abandonos.

    Dejar respuesta